Aprendiendo a envejecer

Es inevitable en la existencia del ser humano dirigirse hacia la vejez… Algunas personas envejecen antes, otras más tarde, todo esto depende mucho del estilo de vida que se lleve…

En esta transformación ineludible que viven mente y cuerpo cuando se dirigen hacia la meta de la tercera edad, hay un punto peligroso que puede convertirse en algo demasiado problemático. Hablamos del momento en el que cambia la rutina laboral, bien sea por jubilación, porque las condiciones físicas no lo permiten,… Dejamos de realizar actividades a las que estábamos acostumbrados.

Existen casos en los que este cambio se convierte en algo traumático. La persona que cesa su actividad laboral siente que ya no sirve para nada, se siente inútil y entra en un periodo de depresión. En estos casos, puede que la persona afectada se convierta en alguien una tanto huraño, quisquilloso y distante. Apenas habla, pasa mucho tiempo solo, sentado frente al televisor…

envejecer2Debemos ser conscientes de que esta es una etapa vital inapelable. Se envejece como se ha vivido. Si hemos llevado una vida plena, gratificante, a pesar de las dificultades o problemas que a todos nos hayan podido surgir, por norma, los cambios propios de esta etapa de la vida serán aceptados con normalidad y de una forma natural. En cambio, si existen conflictos no resueltos, se han ido cultivando relaciones conflictivas, frustraciones no resueltas,… el proceso de envejecer será más complicado…

En el segundo caso expuesto, la inactividad laboral se convierte en una especie de detonador. Ya no tenemos una rutina laboral diaria con la que poder mantener nuestra mente distraída y alejada de todos esos problemas pendientes. Debido a la edad, tampoco podemos realizar grandes cambios en el día a día, tienes mucho tiempo libre, seguramente demasiado, y precisamente aquí es donde comienzan a aparecer las insatisfacciones propias.

Si además, siempre has priorizado la actividad laboral por encima de todo y de todos/as, si no tienes hábitos de lectura, aficiones o intereses, la cosa se complica, si cabe, un poquito más. En estos casos, la persona queda sumida en una especie de “muerte en vida”.

Y esta situación se contagia al resto de miembros de la familia, ya que los demás, son conscientes de cómo esta persona se va dejando palidecer. Se sienten culpables y frustrados porque tienen que presenciar esta situación y no saben qué hacer, cómo ayudar a su persona mayor.

Y todo esto va acompañado de los cambios físicos impuestos por la naturaleza y  obligatorios también…

Y, aunque hay aspectos sobre los que no se puede luchar, sí podemos elegir caminos que hagan que, la calidad de vida de la persona que va envejeciendo y la de sus familiares, sea muchísimo mayor…

-. Es de vital importancia que la persona mayor se sienta útil. Esta es la mejor opción para lidiar esta última etapa de la vida.

-. Asimilar que el tiempo de ocio no es algo residual, sino una de las dimensiones más importantes de la vida. En nuestro tiempo libre es donde más posibilidades tenemos de conocernos y de experimentarnos como seres integrales. Este aspecto es muy importante en la tercera edad, ya que en esta etapa de la vida el ocio se convierte en la regla, no en la excepción.

-. Qué hacer con tu tiempo libre es algo muy personal. Cada ser humano es un mundo y las reglas no son las mismas para todos…Esto depende estrictamente de las motivaciones, los intereses y los gustos personales de cada uno.

envejecerSi ya estás jubilado, no abandones tu vida a la inactividad, hay infinidad de cosas que puedes hacer, muchas de ellas sin necesidad de gastar grandes cantidades de dinero… Nunca es tarde para empezar: leer, pintar, ir al cine, aprender a cocinar, caminar, ir al monte, dar largos paseos por la ciudad, actividades de bricolaje en tu casa, jardinería, trabajos manuales, pequeñas salidas a la playa, al bosque,…

Si en tu casa hay un tierno abuelito o abuelita, escucharles por favor. Si tu abuelito/a es una persona sociable, anímale a ir a los clubes de jubilados para que socialice con los demás, acompáñale siempre que puedas en sus paseos,… No olvides que tenemos mucho que aprender de ellos, de su vivencia,…

Si tu adorable persona mayor se encuentra cómodo/a sólo cuando está en casa, bien sea por su carácter, por sus dolencias físicas,… fomenta el hecho de que realice actividades como pequeños trabajos manuales, lecturas,…

-. Con personas mayores, lo más importante es desarrollar una rutina estructurada. Todos los días deben realizar una actividad productiva y si puede ser a la misma hora mejor que mejor. No es necesario que mantengan todas las horas del día ocupadas, con 2 ó 3 al día es más que suficiente. Si en estas tareas pueden colaborar en la organización de alguna parte de la casa genial…

-. Si en tu caso, acabas de jubilarte, no te abandones, no dejes que los días pasen sin que hayas sacado provecho de ellos, así que: ¡ponte las pilas! Puedes hacer infinidad de actividades individuales, además de compartir otras tantas con tu pareja, hijos/as, familiares, amigos,…

 

Con un poquito de esfuerzo podemos ayudarnos y colaborar para que nuestra propia vida y la de ese ser querido tan especial sea un poquito mejor…

Sin duda, esto se verá reflejado de forma muy positiva en el estado de ánimo, en la calidad y el sentido de esta etapa de la vida.

Fuente: Helena Gorostidi Zambrana

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

1 comment

  1. Has dado en el clavo con este post , realmente creo que esta web tiene mucho que decir en estos temas . Volveré pronto a vuestra web para leer mucho más , gracias por esta información .
    cocina madrid

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies