Cáncer de cuello uterino o de cérvix

El cáncer de cérvix supone la segunda causa de mortalidad por cáncer ginecológico en todo el mundo. Se trata de una neoplasia muy agresiva, en la cual existe un componente fundamental para su desarrollo, que es la infección por un virus que es el virus del papiloma humano, en concreto una serie de serotipos de alta agresividad.

Este virus se contrae durante las relaciones de tipo sexual, cuando no se utilizan métodos de barrera y fundamentalmente en aquellas personas que pueden tener una variedad de parejas.

cáncer de cérvixEn países desarrollados y gracias a la prevención y gracias al diagnóstico precoz de estos tumores, su mortalidad ha bajado de manera drástica. Ésto se basa fundamentalmente en la vacunación frente a este virus del papiloma humano, la vacunación que se administra a las niñas en su calendario vacunal y posteriormente cuando la mujer entra en edad fértil.  O bien en aquellas mujeres que no han sido vacunadas  frente a este virus es importantísimo acudir al ginecólogo a realizar las técnicas de diagnóstico precoz, mediante el cepillado del cérvix uterino y la obtención de células y su tinción con una técnica conocida como la técnica del Papanicolaou.

Tan fundamental es esta detección precoz y esta prevención,  como que en países subdesarrollados o en vías de desarrollo, donde las mujeres carecen del acceso a estas vacunas o a estas técnicas de diagnóstico, este tipo de tumores tiene una altísima mortalidad.

En los países desarrollados esta mortalidad se reduce en más de un 80 por ciento, en aquellas mujeres que tienen una actitud positiva, que van a sus ginecólogos, que utilizan métodos de barrera adecuados para sus relaciones sexuales y que además, por lo menos hasta ahora , se mantienen vacunadas según marcan las normas sanitarias.

Una vez que el diagnóstico del cáncer de cérvix se ha realizado, en la mayoría de las ocasiones, con una  intervención poco invasiva, tipo biopsia, se puede obtener una curación completa.  Y en casos más avanzados, básicamente el tratamiento  se sigue fundamentando en la cirugía.

En algunas situaciones, que por desgracia la mujer no ha podido tener un diagnóstico de manera muy precoz, el tumor se tiene que tratar, además de con cirugía, con radioterapia. Y en ocasiones, con radioterapia unido a quimioterapia. Igualmente con estas técnicas de tratamiento el cáncer de cérvix uterino, a día de hoy en los países desarrollados, se controla de una manera bastante espectacular.

En situaciones de cáncer de cérvix uterino más avanzados, cuando ya existe metástasis a distancia, el tratamiento se sigue basando en distintos esquemas de quimioterapia. Estos esquemas de quimioterapia a día de hoy, están sufriendo unas modificaciones muy importantes debido a la aparición de nuevos agentes que están en período de investigación, alguno de ellos ya con unos resultados bastantes positivos, como son la utilización de distintos antiagiogiénicos junto con la quimioterapia. Los antiangiogiénicos son sustancias que evitan que las células tumorales formen nuevas venas y a partir de ahí obtengan la nutrición necesaria para su crecimiento y multiplicación.

Cabe destacar, que recientemente en un gran congreso internacional americano se han comunicado los resultados de estas nuevas terapias y la supervivencia de las mujeres a las que se les dá quimioterapia junto a estas nuevas medicaciones antiangiogénicas, ha demostrado ser superior su supervivencia y los resultados muy positivos respecto a lo que utilizábamos hasta el día de hoy.

Aun así, no deberíamos llegar a este estadío tan avanzado, puesto que en países desarrollados, las mujeres tienen a su disposición múltiples técnicas de diagnóstico precoz y vacunación contra este virus que hay que erradicarlo y cuando se obtiene una atención para este virus, hay que poner en marcha rápidamente todas las técnicas de cirugía precoz, de conización, que es el nombre técnico y de diagnóstico lo antes posible, que realmente es lo que cambia el pronóstico de esta enfermedad.

El cáncer de cérvix es una entidad maligna, de alta agresividad, alta mortalidad en países subdesarrollados y que los pilares fundamentales para su control, son la prevención y el diagnóstico precoz.

Fuente; Doctor Luis M. Manso Sánchez, Especialista en Oncología Médica

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

1 comment

  1. Pingback: Cáncer de cuello uterino o de cérvix | Quiero Salud

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies