Diferencia entre la gripe y resfriado común

Las infecciones respiratorias producidas por virus no son exclusivas del invierno como solemos pensar sino que nos podemos contagiar a lo largo de todo el año

Es cierto que en invierno hay una mayor tendencia a contagiarnos, precisamente por las condiciones ambientales de humedad y de temperatura que hacen más fácil que la propagación del virus.

ResfriadoTambién es cierto que en invierno tendemos a agruparnos en lugares cerrados como los colegios o los puestos de trabajo y eso hace más fácil el contagio entre personas.

En ocasiones, es difícil diferenciar si nos hemos contagiado por un virus respiratorio normal o nos hemos contagiado con el virus de la gripe. Aunque los dos cuadros son parecidos, tienen algunas características que nos pueden ayudar a diferenciarlos.

Diferencias

El resfriado común es producido por virus que afectan a las vías respiratorias superiores, pertenecen a un grupo llamado rinovirus.

Los síntomas fundamentales son la afectación a la vía respiratoria, como la congestión nasal, aumento de mucosidad, algo de tos o dolor de garganta. También se pueden acompañar de lagrimeo, picor de ojos, etc. Pueden acompañarse de un poco de fiebre, pero ésta no suele ser elevada, ni suele durar muchos días y además el estado general suele ser bueno, con lo cual nos permite continuar con nuestra actividad habitual.

Por otra parte, la infección por el virus de la gripe produce una mayor afectación del estado general. Los síntomas en las vías respiratorias serán similares a los del catarro común en cuanto a congestión nasal, dolor de garganta, mucosidad, tos. Sin embargo se caracteriza por presentar una fiebre mucho más alta y mantenida que en el caso del catarro común. Ésta puede durar varios días hasta su remisión. Asimismo, sufriremos dolores musculares, articulares y presentaremos una intensa sensación de cansancio que nos obligará a guardar cama.

La duración de sus síntomas puede ser superior a la del catarro común, aproximándose a la semana de duración y la recuperación suele ser algo más lenta.

Además, la infección por el virus de la gripe se produce característicamente en picos epidémicos anuales que suelen rondar en torno al mes de marzo o al mes de diciembre, aunque éstos pueden variar.

En los últimos años se ha hablado mucho de la epidemia por gripe A. Conviene destacar que sus síntomas son muy similares a los de la gripe común, incluso son un poquito más cortos y más leves. A día de hoy, no se ha detectado que haya diferencias significativas en cuanto a la gravedad del cuadro o su mortalidad.

Aunque el resfriado común y la gripe tienen características que los diferencian, el tratamiento es muy similar en ambos casos: conviene aumentar la ingesta de líquidos, como agua o zumos. En cuanto al tratamiento, podemos utilizar analgésicos o antitérmicos de uso habitual como el paracetamol o el ibuprofeno.

A priori, el uso de antibióticos está contraindicado. Sólo debemos utilizarlos si nos lo recomienda nuestro médico.

Fuente: Dr. José Javier Varo, especialista en Medicina Interna de la Clínica Universidad de Navarra.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies