La espina bífida y su tratamiento

La espina bífida es un complejo de malformaciones derivadas de la falta de cierre dorsal del tubo que va a constituir el sistema nervioso y sus cubiertas

Tiene una incidencia global de uno cada mil, nacidos vivos.

La forma más frecuente es la forma baja, lumbosacra de malformación de la medula espinal y/o de las raíces y/o de las meninges.

El melingocele

El mielomelingocele

Y otras formas de espina bífida oculta

El manejo de la espina bífida debe ser interdisciplinar, en los casos de espina bífida abierta.

El cierre quirúrgico precoz, en los primeros días de vida y la derivación de una hidrocefalia que casi siempre le acompaña, es decir, una acumulación de líquido dentro de los ventrículos cerebrales, mediante una válvula que drena al peritoneo desde los ventrículos y compensa ese problema de circulación de líquido.

Se puede conseguir unos niveles funcionales bastante buenos, por supuesto que durante años se tienen que coordinar el servicio de neurología pediátrica con el de neurocirugía, el de rehabilitación, el de cirugía ortopédica, el de nefrología por que la buena conservación de las vías urinarias en este tipo de pacientes, es esencial. Pero se le puede ofrecer de esta forma coordinada una calidad de vida bastante buena a la mayoría de los pacientes.

Fuente: Dr. Juan Narbona, Especialista del Departamento de Pediatría de la Clínica Universidad de Navarra

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies