La investigación en tratamientos para el cáncer de próstata

El cáncer de próstata es una enfermedad, en la que pueden distinguirse tres fases.

En la primera fase, la inicial los objetivos son diagnosticar adecuadamente la enfermedad, para confirmar que no existe metástasis y luego aplicar un tratamiento del tumor, que es curativo.

En esta fase inicial los principales avances, consisten en el campo del diagnostico, en nuevos métodos de imagen, con PET con acetilcolina que permiten identificar con muchísima precisión la presencia de metástasis a distancia y en el campo del tratamiento, pues las nuevas terapias basadas en cirugía robótica o en braquiterapia con semillas, que son muy eficaces para eliminar completamente la enfermedad.

Una vez realizado el tratamiento, es fundamental hacer un seguimiento adecuado, para identificar recaídas del tumor y si existen, pues valorar un tratamiento en principio curativo, para eliminar la enfermedad y si no para practicar otras alternativas.

La segunda fase de la enfermedad, consiste en los tumores avanzados, pero que son sensibles a tratamiento hormonal, en esta fase el objetivo es bloquear los andrógenos circulantes y el resultado del tratamiento, es muy bueno, es una terapia muy efectiva.

Además de vigilar que es eficaz, es muy importante controlar los posibles efectos adversos del tratamiento, incluyen problemas cardiovasculares, osteoporosis o sofocos, entre otros.

La tercera fase corresponde a los pacientes con tumores avanzados, que son resistentes al tratamiento hormonal y es en esta fase donde se han desarrollado los mayores avances durante los últimos años, gracias a los ensayos clínicos, además estos ensayos clínicos permiten que los pacientes reciban estos tratamientos, desde antes de su comercialización.

Algunos de estos fármacos, ya están disponibles comercialmente y otros continúan en investigación.

Las principales familias son las siguientes:

  • Vacunas terapéuticas, consiste en administrar al paciente, proteínas del propio tumor, para que el organismo las reconozca y ejerza una respuesta inmunológica frente al tumor, además potenciamos el sistema inmunológico del paciente, mediante estos tratamientos, para que la respuesta sea más eficaz. Estos tratamientos se administran de forma subcutánea y su tolerancia es muy buena, por lo que son muy fáciles y sencillos de administrar.
  • Nuevos tratamientos hormonales, a pesar de que el tumor se halla echo resistente al tratamiento hormonal, tenemos nuevos fármacos que consiguen mejorar todavía más esta respuesta.
  • Nuevos tratamientos de quimioterapia, como cabazitaxel, que presenta eficacia en tumores que se han hecho resistentes a otras quimioterapias previas, se administran por vía intravenosa.

Por último podemos controlar las metástasis óseas y sus complicaciones, con tratamientos como denosumab, que permite prevenir las complicaciones de las metástasis oxeas, que se administra por vía subcutánea y es muy poco toxico o alpharadine, un radioisótopo radiactivo, que se administra por vía intravenosa y que no solo controla el dolor, sino que también permite prolongar la supervivencia de los pacientes.

Fuente: Doctor José Luis Pérez Gracia, Especialista del Departamento de Oncología de la Clínica Universidad de Navarra

 

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies