La vacunación sistemática en la infancia

La vacunación sistemática es uno de los pilares fundamentales de la medicina preventiva, cuyo objetivo se centra en evitar el desarrollo de las enfermedades infecciosas.

Tras la observación de la variolización por Jenner en 1796, hace más de doscientos años, todos los esfuerzos y avances en el campo de la vacunología han sido enormes.

Hoy en día la viruela es la primera enfermedad infecciosa radicada a nivel mundial gracias a las vacunas.

vacunación¿Qué se entiende por vacuna?

Pues vacuna es cualquier preparación destinada a ejercer y a generar una inmunidad o respuesta protectora en el huésped, mediante la producción de anticuerpos.

La parte más importante de las vacunas es el componente antihigiénico, que puede ser vírico o puede ser bacteriano.

Las vacunas que se administran en la población infantil, la mayoría de todas ellas pertenecen a las vacunas inactivadas o muertas, por lo tanto no pueden producir enfermedad en el niño. La única excepción, es la vacuna Triple vírica.

Las vacunas también las podemos clasificar, según sean mono componentes o combinadas.

Las vacunas combinadas tienen grandes ventajas. En primer lugar y muy importante, es que disminuyen el número de inyecciones. Por ello resulta más económico, a todos los niveles, de almacenamiento, transporte, conservación y administración y además conlleva a una mayor aceptación por parte de los padres y se cumple mejor el calendario vacunal.

Las vacunas nos protegen de dos formas distintas, una es a nivel individual, que es la que perciben los padres cuando vacunan al niño y un segundo que viene definido como unidad colectiva, de grupo o comunitaria. Este concepto de unidad colectiva, se consigue cuando alcanzamos unas altas dosis de cobertura vacunal. Es decir, hay un gran porcentaje de una población susceptible, que recibe una determinada vacuna y ésto conlleva a proteger a quienes no pueden recibir las vacunas, por ejemplo los recién nacidos, personas con enfermedades crónicas, etc.

Reduce la posibilidad de aparición de un nuevo brote epidémico, protege a las personas vacunadas, que tal vez no hayan quedado totalmente inmunizadas y también protege a aquellas que han rechazado el recibir las vacunas.

Se ha comprobado que cuando las tasas de vacunación de una comunidad caen por debajo de este umbral de la inmunidad colectiva, pueden surgir nuevos brotes de enfermedades.

Los protocolos vacunales establecidos por las Autoridades sanitarias, deben cumplirse, fomentarse a todos los niveles. En el momento actual el calendario vacunal aconseja:

  • Un adelanto de la segunda dosis de la Triple vírica
  • La inclusión de la tosferina en las dosis de recuerdo
  • Vacunar de gripe y tosferina en las mujeres embarazadas

Reconociendo que ninguna vacuna es segura al cien por cien y eficaz al cien por cien,  se acepta que los beneficios obtenidos a nivel individual y comunitario, superan ampliamente los riesgos de las vacunas.

Fuente: Doctora Inmaculada Puig de la Capilla, Pediatra Centro Médico Teknon

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

1 comment

  1. Pingback: La vacunación sistemática en la infancia | Quiero Salud

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies