Las moléculas de la FELICIDAD

Las endorfinas son las hormonas de la felicidad. Estas fueron descubiertas por John Hughes y sus colaboradores en el año 1975

Las endorfinas son morfinas naturales. Están distribuidas de forma desigual por nuestro sistema nervioso y ejercen la función de neurotransmisores. Son producidas por nuestro organismo y tienen efectos similares a los de la morfina.

Estas son las encargadas de decirnos lo qué es el placer. Sin ellas no podríamos disfrutar del sexo, de la lectura de un buen libro, de una sabrosa comida en compañía de familiares y amigos, de una buena conversación,…

Cáncer de mamaPor ello, la personas que tienen bajos niveles de endorfinas, son personas extremadamente sensibles, tristes, pesimistas, pesarosas, a la que cualquier pequeño acontecimiento doloroso les afecta muchísimo,…

Pero ¿qué personas son más propensas a tener un bajo nivel de endorfinas? Sencillo: aquellas que no consumen proteínas, las que padecen cualquier tipo de estrés y las que llevan impresa la herencia genética (las personas que han tenido algún familiar con las características anteriormente destacadas)

¿Y cómo podemos aumentar el nivel de endorfinas? A través de sencillas tareas podemos elevar de forma natural la cantidad de estas moléculas de la felicidad. De esta forma conseguiremos sentirnos mejor ya que son unos magníficos analgésicos naturales que ayudan a paliar el dolor físico y emocional:

-. Las caricias, los abrazos, el contacto con las personas a la que queremos,…

-. Los masajes, los baños de vapor, una ducha caliente,…

-. Leer, escuchar música, bailar, cantar, realizar cualquier actividad deportiva, sobre todo si esta última se realiza al aire libre,…

-. Llevar una adecuada alimentación y un estilo de vida saludable.

-. Mantener relaciones sexuales satisfactorias.

-. Hacer actividades que te gusten y que sean satisfactorias para ti mismo.

-. Enamorarse, reírse hasta que te duela, disfrutar de momentos en contacto con la Naturaleza, tomar el sol, compartir tiempo con los amigos, disfrutar de tu pareja, de tus hijos, de tu familia.

-. Practicar meditación.

-. Darte, en la medida de tus posibilidades, un caprichito,…

Y es que con sencillas tareas como estas obtenemos muchos beneficios:

-. Baja nuestro nivel de ansiedad.

-. Calmamos nuestros dolores.

-. Estamos de mejor humor y reforzamos nuestro sistema inmunitario.

-. Retrasamos el envejecimiento.

-. Y, sobretodo, somos más felices y disfrutamos de la vida…

Fuente: Helena Gorostidi Zambrana

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies