Linfomas agresivos, cómo afectan y cómo tratarlos

Los linfomas agresivos son otro gran conjunto de linfomas no hofkinianos, estos al contrario de los linfomas indolentes, suelen presentar con frecuencia síntomas

Los síntomas más habituales suelen ser:

La pérdida de peso

La fiebre

El padecer repetidos procesos infecciosos

Y sudoración abundante nocturna

Habitualmente los diagnosticamos a partir de una biopsia que se realiza de un ganglio linfático, afectado por la enfermedad. En este caso los linfocitos crecen rápidamente y pueden invadir distintos órganos del cuerpo.

Para tratarlos, es muy importante en primer lugar, realizar un correcto diagnóstico del tipo concreto del linfoma que tiene el paciente, porque en los linfomas agresivos, los tratamientos pueden diferir mucho de un paciente a otro.

También es muy importante, conocer qué zonas del organismo, están o no afectadas por el linfoma, realizar lo que llamamos el estadiaje de la enfermedad, como digo también para enfocar muy bien el tratamiento.

El tratamiento de los linfomas agresivos, consiste en la administración de una serie de fármacos clásicos, como son la ciclofosfamida, la vincristina, los corticoides y la adriamicina, junto con un anticuerpo monoclonal, que conocemos con el nombre de rituximab y que va dirigido específicamente frente a una proteína que expresa la célula tumoral.

La combinación de estos agentes, consigue que la enfermedad remita aproximadamente en el setenta y cinco por ciento de los casos.

Para consolidar la respuesta que hemos conseguido con el tratamiento de quimioterapia y rituximab, lo que hacemos en pacientes que tienen mucha enfermedad tumoral en el momento del diagnóstico, es realizar un autotransplante de progenitores hematopoyéticos.

En otros casos, lo que estamos realizando, son tratamientos de mantenimiento, con el objetivo de evitar las recaídas tardías de estos linfomas agresivos.

Estamos en la Clínica Universidad de Navarra, realizando varios ensayos clínicos con distintos fármacos, con este cometido, tratar de evitar la recaídas de esta enfermedad.

Fuente: Doctor Carlos Panizo, Especialista del Departamento de Hematología y Hemoterapia de la Clínica Universidad de Navarra

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies