¿Niño hiperactivo o travieso?

Para diferenciar un niño con trastorno por déficit de atención (hiperactividad) y una actividad alta, normal para la edad, o un niño travieso, es importante centrarse en dos aspectos:

Uno sería la cantidad de síntomas que están presentes y que son muchos más síntomas de lo esperable para la edad. Es decir, es un niño que en educación infantil es muy inquieto, muy movido, no aguanta sentado mucho tiempo o no aguanta haciendo una tarea mucho tiempo y lo que pasa es que con el tiempo, no va entrando en lo esperable para la edad.Y tanto los profesores como los padres, se dan cuenta que algo pasa con este niño.

A diferencia de un niño travieso o de un niño simplemente inquieto, que si tiene que estar quieto y tranquilo en una situación,  es capaz de aguantar un poco de tiempo o que a principio de curso le cuesta más, pero al final de curso ya le va costando menos.

El otro aspecto importante, sería el deterioro que causa. El deterioro implica que los padres tienen que hacer una compensación muy alta para que el niño pueda, por ejemplo, terminar los deberes. Para que esté haciendo las cosas, los profesores tienen que estar pendientes de que apunte las tareas en las agendas, etc.

Entonces sería un nivel muy alto de síntomas que causan un deterioro. Simplemente si hay presencia de síntomas que no causan problemas, no cumpliría criterios.

Fuente: Doctor César Soutullo, Especialista del Departamento de Psiquiatría y Psicología Clínica de la Clínica Universidad de Navarra

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies