¿Qué es el Ictus?

Con cierta frecuencia oímos hablar o leemos que alguien ha sufrido un Ictus. A veces es una persona muy cercana o familiar

El Ictus es simplemente un trastorno de la circulación cerebral, que va a producir una lesión en el cerebro y como consecuencia, se producirán una serie de síntomas muy variados, generalmente graves e incapacitantes.

La importancia del ictus, la podemos resumir en tres puntos fundamentales: en primer lugar, su frecuencia.  Debe tenerse en cuenta que cada 6 u 8 minutos en algún punto de nuestro país se estará produciendo un ictus.

La mayoría, el 75 por ciento, en sujetos mayores de 65 años. Pero una cuarta parte, es decir, una parte muy importante de la población acontecerá en sujetos jóvenes y personas todavía laboralmente activas.

ictusEn segundo lugar, por sus consecuencias, es la primera causa de incapacidad permanente en el adulto. La segunda causa de muerte en la población general, la primera en las mujeres y la segunda causa de demencia después de la enfermedad de Alzheimer.

Y en tercer lugar, pero no menos importante, es que el ictus puede prevenirse y en caso de producirse, sus consecuencias pueden ser notablemente disminuidas y su gravedad e incapacidad reducida.

No todos los ictus son iguales y  podemos decir que hay dos grupos fundamentales de ictus: aquellos producidos por una obstrucción de una arteria en el cerebro, que dará lugar a un infarto cerebral y las causas más importantes es la trombosis, o la embolia, que procede del corazón.  Y en el caso contrario, la producida por rotura de una arteria cerebral, que dará lugar a una hemorragia o derrame cerebral.

Los factores de riesgo más importantes para el ictus y que debemos conocerlos, ya que ellos nos permitirán establecer una prevención, son en primer lugar la hipertensión arterial, tanto para la hemorragia, como para el infarto cerebral.

El control de la hipertensión arterial será el tratamiento más eficaz que podemos hacer para prevenir el ictus.

Y en segundo lugar está la mayoría de los casos, que se deben a la falta de irrigación sanguínea, en el 80 por ciento de los casos son el aumento del colesterol, el tabaquismo, la diabetes, el sedentarismo, la obesidad.

Recientemente se ha visto que también, la apneas obstructivas del sueño y enfermedades cardíacas, que cursan con trastornos del riego cardíaco, fundamentalmente la fibrilación auricular.

Es importante conocer los síntomas de alarma del ictus puesto que así podremos acudir rápidamente a un hospital, porque no debe olvidarse, que el ictus es una urgencia neurológica.

Los síntomas de alarma, que cualquier persona debe tener en cuenta con el fin de poder tratarse muy precozmente, son la pérdida de fuerza en la mitad del cuerpo, sobre todo en la cara y afectando también al brazo; la pérdida de sensibilidad o adormecimiento en la mitad del cuerpo; la dificultad para expresarse, para hablar; la pérdida brusca de visión en uno o en ambos ojos; y también no es infrecuente, ese dolor de cabeza tan intenso en estallido y distinto al que una persona puede tener habitualmente.

Fuente: Doctor Eduardo Martínez Vila, Director del Departamento de Neurología de la Clínica Universidad de Navarra

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies