Tratamiento para la parálisis facial: injerto de músculo

Recuperar la sonrisa cuando se tiene parálisis facial, no es tarea fácil. Y menos aún cuando se tiene lesionado el nervio facial.

Parálisis facialEs lo que le ocurría a un paciente de la Clínica Universidad de Navarra que ha recuperado la movilidad de la cara gracias a las intervenciones de dos equipos de cirujanos plásticos de la C.U.N, que le implantaron injertos del músculo de la pierna.

“Se trata de un varón de 30 años que acudió a nuestro departamento presentando una parálisis facial bilateral de muchos años de evolución, secundaria a una cirugía a nivel del tronco del encéfalo. Cuando el nervio facial se lesiona, se pierde toda la movilidad de la cara y especialmente la sonrisa. 

El planteamiento que se le hizo al paciente fue la de trasplantar dos porciones de músculos de las piernas a nivel de la cara para provocar la sonrisa”, dijo el Dr. Bernardo Hontanilla, Director del Departamento de Cirugía Plástica y Reparadora de la Clínica Universidad de Navarra.

“Cada cirugía se llevó a cabo mediante dos equipos quirúrgicos de forma simultánea. Mientras un equipo trabajaba a nivel facial, localizando los vasos y nervios receptores, el otro equipo trabajaba a nivel del muslo, disecando el músculo que iba a ser trasplantado a la cara con sus vasos y con sus nervios.” dijo la Dra. Cristina Aubá, especialista del Departamento de Cirugía Plástica y Reparadora de la Clínica Universidad de Navarra.

El procedimiento se hizo en dos actos quirúrgicos distintos, uno por cada lado de la cara, cada operación constó de tres procedimientos de microcirugía, para el injerto muscular, los cirujanos tomaron una sección del músculo gracilis, situado en la parte interior del muslo. Para cada lado del rostro se extrajo una porción de 9 por 4 centímetros de músculo de la pierna, con sus respectivas vena, arteria y nervio.

Así, la arteria y vena se suturaron a sus correspondientes vasos faciales y el nervio del injerto se conectó al maseterino, nervio motor situado en el músculo masetero del rostro.

“Una vez que los músculos han sido trasplantados a ambos lados de la cara y tras varios meses de fisioterapia, el paciente consigue una sonrisa espontánea“, dijo el Dr. Hontanilla.

Y el paciente lo ha logrado. Tras casi un año de rehabilitación ha recuperado la sonrisa, la expresión, y lo que es más importante todavía: la confianza en sí mismo.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja un comentario

*

Type to Search

See all results