Enfermedades y su tratamiento

Tipos de enfermedades y patologías más comunes y su tratamiento✅ .

Sindrome de TAKO-TSUBO o “corazón roto”

También conocido como “síndrome del corazón roto“, “abombamiento apical” o “miocardiopatía de estrés“.

Su nombre viene indicado porque se diagnosticó por primera vez en los años 90 en Japón.

El nombre Tako-Tsubo hace referencia a su forma, ya que es parecida a la vasija, abombada y con el cuello estrecho, utilizada para atrapar pulpos tradicionalmente por pescadores nipones.

El 85% de los casos reportados son mujeres post-menopáusicas, con estrés emocional o físico repentino e inesperado, que causa una liberación excesiva de adrenalina, que puede dañar temporalmente el corazón de algunas personas.

A menudo es provocado por situaciones estresantes y emociones extremas, y tanto se trate de buenas como de malas noticias.

También es posible, aunque en muy raras ocasiones, que algunos medicamentos puedan causar el síndrome del corazón roto al generar un aumento de las hormonas del estrés.

También hay algunos factores de riesgo conocidos que pueden influir, como son:

•             El sexo. Este trastorno afecta a las mujeres con mucha más frecuencia que a los hombres.

•             La edad. Aparentemente, la mayoría de las personas que lo padecen son mayores de 50 años.

•             Antecedentes de un trastorno neurológico. Las personas con trastornos neurológicos, como una lesión en la cabeza o un trastorno de convulsiones (epilepsia), tienen un riesgo mayor de padecerlo.

•             Trastorno psiquiátrico anterior o actual. Si has tenido trastornos, como ansiedad o depresión, probablemente tengas un riesgo mayor de padecerlo.

Además, existe un daño miocárdico transitorio por el cual, parte del corazón afectado (generalmente el ventrículo izquierdo) adquiere una forma similar a una trampa para pulpos.

Artículos relacionados  Se implanta el primer desfibrilador subcutáneo en España, en la Clínica Universidad de Navarra

En un infarto de miocardio los síntomas se deben a un bloqueo total o casi total de una arteria coronaria, generalmente se debe a un coágulo de sangre que se forma debido a la acumulación de grasa en la pared de la arteria. Afecta solo a una parte del corazón e interrumpe temporalmente la función normal de bombeo del corazón. El resto del corazón continúa funcionando normalmente o incluso puede tener contracciones más fuertes.

En el caso del síndrome de Tako-Tsubo, las arterias coronarias no están obstruidas.

Dado que los síntomas son similares a un infarto de miocardio, es necesario descartar que se trata de éste antes de su diagnosis. Por lo tanto, es conveniente realizar un electrocardiograma, analítica con enzimas cardíacas y ecocardiografía.

Hay una gran posibilidad de que estemos frente a un síndrome de Tako-Tsubo , si sucede justo después de un fuerte y repentino evento estresante, ausencia de factores de riesgo cardiovascular (hipertensión arterial, diabetes, dislipemia y tabaquismo).

No hay un tratamiento estándar. Básicamente es similar al de un infarto de miocardio hasta confirmar el diagnóstico.

El pronóstico es generalmente benigno, con una mortalidad hospitalaria menor al 5%.

Una vez confirmado el diagnóstico, seguramente se disminuirán los medicamentos, y se quedará como tratamiento los inhibidores de la angiotensina, beta-bloqueantes o diuréticos. El fin de esta medicación es recuperar la función cardiaca, reducir el estrés sobre el miocardio y disminuir el exceso de líquido que se haya podido acumular.

En algunas ocasiones, el síndrome del corazón roto vuelve a darse, aunque la mayoría de las personas no experimentan una segunda aparición. Muchos médicos recomiendan el tratamiento a largo plazo con betabloqueadores o medicamentos similares que bloquean los efectos potencialmente dañinos de las hormonas del estrés en el corazón.

Artículos relacionados  Valvulopatía aórtica (estenesosis verticada severa)

Reconocer y manejar el estrés en tu vida también puede ayudar a prevenir el síndrome del corazón roto, aunque actualmente no hay evidencia que lo demuestre.

Una vez producida la recuperación completa, no sería necesario tomar medicación.