Enfermedades y su tratamiento

Tipos de enfermedades y patologías más comunes y su tratamiento✅ .

Síntomas persistentes después del COVID-19

Estos síntomas son especialmente importantes tanto para el paciente como para el médico, aunque hay muchas dudas sobre los síntomas que persisten después de la recuperación de la enfermedad.

Las dudas que surgen una vez superada la enfermedad, son cuándo puede el paciente volver a sus actividades, o cuándo acaba el aislamiento en su casa, o por ejemplo si el paciente está internado, cuándo puede abandonar la unidad de cuidados intensivos y pasar a planta, …..

Si recapitulamos y volvemos la vista atrás, la pirámide de las manifestaciones clínicas de la COVID-19, el 80% aproximadamente, son pacientes con enfermedad leve o asintomática. Estos pacientes se van a curar espontáneamente, no necesitan internarse y es su propio sistema inmune el que acaba con la enfermedad.

Los pacientes con la enfermedad moderada, grave, caracterizada principalmente por hipoxemia o alteraciones inflamatorias más importantes o alteraciones radiográficas mayores o grandes alteraciones, los signos vitales o también descompensación de la patología de base, representan el 15% más o menos. Generalmente se internan por un periodo que puede oscilar desde 48 horas hasta las dos semanas, dependiendo del caso, o más dependiendo del paciente.

En los pacientes críticos, el 5% más o menos, se caracterizan por disfunción multiorgánica, neumonía, más un grave síndrome de distrés respiratorio, manifestaciones extrapulmonares, síndrome hiper inflamatorio.

La enfermedad va a pasar por tres fases: El periodo de incubación, el periodo clínico (infección) y por último, el periodo de recuperación.

El periodo clínico es variable, dependiendo de si es leve, moderado o grave. Y la duración varía entre, más o menos, 8 y 14 días, y la convalecencia también es variable.

Eso sí, el periodo clínico infeccioso: Hemos de saber cuando el paciente deja de ser infeccioso y para ello, se utilizan los criterios internacionales, es decir, los establecidos a nivel mundial.

Los síntomas persistentes son aquellos síntomas que persisten después de que haya finalizado el periodo de infección, o sea, el paciente ya no es contagioso, ya no transmite más la enfermedad.

La convalecencia es cuando el paciente se está recuperando, es decir persisten los síntomas, pero ya no transmite más la enfermedad.

Artículos relacionados  El robot quirúrgico da Vinci

Si el paciente está internado y cuando han pasado entre 48/72 horas sin fiebre, debería de notar una mejora de los síntomas. La palabra clave es “mejorar”. Tras una pcr negativa, y mejora de los síntomas, tras pcr negativa en menos de dos días consecutivos separados por 24 horas, en la mayoría de los casos, al paciente se le saca de aislamiento y se le pasa a una cama normal, ya que no está más en periodo infeccioso. Por lo que se comenzará la convalecencia o el periodo de recuperación.

El paciente que no está internado y con síntomas leves, tiene que pasar por lo menos 10 días desde el inicio de los síntomas, en “cuarentena”, pasar entre 48/72 horas sin fiebre y sentir una mejora progresiva de los síntomas. En este caso, no suele realizarse una pcr.

De todos modos, el paciente obligatoriamente tiene que mantener las medidas de distanciamiento social durante ese periodo.

En la franja de edad de los cuarenta, los síntomas leves afectan, en la mayoría de los casos, a personas que ya padecen alguna enfermedad crónica como hipertensión, diabetes, enfermedad cardiovascular, renal, obesidad, enfermedad psiquiátrica….

La mayoría de los pacientes con síntomas leves, no tiene más síntomas entre el octavo y el día 12. Algunos pacientes todavía pueden tener síntomas después de ese tiempo.

Tras salir del aislamiento pueden darse otros síntomas, aunque siempre es necesario individualizar y evaluar caso. Ya que hay pacientes que notaron malestar, dolor en el cuerpo, dolores articulares, diarreas náuseas…..

No se utiliza la pcr y tampoco la serología o los test rápidos, para decidir si el paciente es contagioso o no. El virus puede estar presente en las secreciones nasofaríngeas incluso hasta tres meses.Esto no quiere decir que sea contagioso. La pcr detecta partes del adn viral, no necesariamente detecta partículas infectantes; y en los pacientes con síntomas leves, cuando se hizo el hisopado nasofaríngeo, después de los diez días, no se reportó en ningún lado que estas partículas fuesen infectantes, ni que contagien más.

Artículos relacionados  Ensayo clínico con células madre para tratamiento de diabetes tipo 1

Con respecto al paciente asintomático, es aquel que tuvo contacto con alguien infectado, pero que no ha desarrollado ningún tipo de síntomas, en general, las recomendaciones son 14 días de aislamiento. Aunque ahora ya se autoriza al paciente que no tiene ningún síntoma después de 10 días, puede suspender dicho aislamiento, ya que no será contagioso.

Ahora, los pacientes moderados y graves, entre 10 y 20 días, las partículas infectantes se reportan incluso durante más de 40 días. Estos pacientes que después del alta siguen con síntomas, hay que considerar que esos síntomas están progresivamente mejorando.

Si en algún momento estos pacientes tienen un empeoramiento sintomático o vuelven a tener fiebre, lo primero que hay que hacer es descartar que no sea alguna otra infección, tales como infección bacteriana u otra infección viral como gripe.

Los pacientes con síntomas persistentes que estén mejorando clínicamente, que no tengan fiebre, si se repiten las pcr, nos puede confundir ya que si da positivo no quiere decir que esa positividad sean partículas infectantes. Probablemente esa positividad sean simplemente partículas infectantes remanentes.

Entonces y para resumir, si el paciente tiene síntomas persistente, si el paciente sobre todo está mejorando progresivamente, si la enfermedad es leve, es normal tener síntomas entre los 14 y 21 días.

Si estuvo ingresado, es normal y muy frecuente tener síntomas hasta 60 días después.

Si el paciente, por algún motivo, empeora o tiene fiebre nuevamente, en ese caso tendremos que excluir que no sea otra enfermedad infecciosa. Si excluimos que no es otra enfermedad infecciosa, como una gripe común, o sobre todo si el paciente tuvo contacto con algún enfermo de COVID-10, habrá que aislarle y pedirle un test de pcr.