Enfermedades y su tratamiento

Tipos de enfermedades y patologías más comunes y su tratamiento✅ .

Síntomas tras pasar la covid 19

Han pasado ya muchos meses desde que se confirmaron en el mundo los primeros casos de infección por un nuevo coronavirus y, desde que científicos chinos publicaran su secuencia genética, en este tiempo se ha aprendido mucho. Pero la ciencia todavía tiene que responder a preguntas clave relativas a su transmisión, su inmunidad o sus secuelas.

Aún es demasiado pronto para saber el espectro de secuelas que puede dejar el coronavirus en el organismo, pero diversos estudios apuntan a que podría provocar daños a largo plazo, incluso en pacientes jóvenes o en aquellos que no presentaron síntomas graves de infección.

El hecho es que meses después de pasar la enfermedad, muchas personas se ven aquejadas por cansancio, tos, dolor de cabeza o pérdida del sentido del olfato.

Muchos médicos comentan que tienen pacientes que están luchando por recuperarse después de pasar la covid 19. Nos encontramos con pacientes que lidian con problemas de salud durante semanas o meses, a pesar de que el virus ya no está presente, y que deberían estar sanos de nuevo. Podríamos compararlo con la gripe; pero está claro que con el coronavirus hay una mayor proporción de personas que están experimentando efectos secundarios y secuelas.

Experimentos con animales mostraron que el virus podía abrirse paso a través de las terminaciones nerviosas de las fosas nasales hasta llegar al cerebro. Cabe la posibilidad de que los pacientes hayan sufrido daño cerebral porque presentan deficiencias en los sentidos del gusto y el olfato, lo que es un síntoma neurológico común.

Una vez que se les realizaron estudios con imágenes de resonancia magnética, se pudo comprobar el daño en el bulbo olfativo, y el estrés psicológico por la pandemia también podría jugar un papel importante.

El coronavirus plantea aún muchos interrogantes. Aunque es demasiado pronto para afirmar que la infección puede dejar secuelas permanentes.

Hasta el momento lo que hay son estudios que han observado, por ejemplo, a pacientes hospitalizados tras salir del hospital durante los siguientes dos años. Estos estudios han observado que entre el 70% y 90% por ciento de estos pacientes reportan un síntoma o más y lo que vemos es que los síntomas que más se muestran son fatiga, dolor muscular, problemas para respirar, dolor en el pecho y problemas del olfato. También en más de la mitad se ha reportado una alteración persistente en su calidad de vida y que compromete las actividades diarias de las personas.

Artículos relacionados  La enfermedad de andrade

En paciente ambulantes se observó que algunos tuvieron síntomas leves meses después de pasar la enfermedad. Lo que se ha podido observar es que ocho semanas después el 18% todavía tiene problemas en el olfato y en el gusto. El 15% reporta cansancio y fatiga, y el 10% también tiene problemas de dolor muscular.

Otro aspecto también importante es que se está viendo que aproximadamente la mitad de los pacientes muestran algún tipo de alteración mental, problemas para dormir, ansiedad y síntomas depresivos.

Lo que se está viendo es un impacto a largo plazo y en varios órganos, porque es un virus multisistémico y se ha comprobado que, incluso pacientes jóvenes, pueden desarrollarse dolencias después de pasar la enfermedad.

Hay muchas personas jóvenes que en estos momentos piensan que no van a tener ningún problema porque son jóvenes, que es una simple gripe, que van a estar bien…. Lo que hemos visto hasta ahora, es que también en los jóvenes se pueden complicar, también pueden requerir hospitalización, también pueden fallecer y también pueden presentar el tipo de secuelas mencionadas en este artículo.

El mensaje para esos jóvenes es que se cuiden y que no bajen la guardia contra el virus.

En estos momentos en que todavía la población está en periodo de vacunación, la prevención sigue siendo el mejor arma contra el coronavirus. Hay que tener mucha prudencia, ser muy proactivos, cuidarnos, mantener el distanciamiento físico, llevar mascarillas si es posible, y la higiene es vital. Es importante lavarse a menudo con jabón bien las manos. Lo importante ahora mismo no bajar la guardia.

Artículos relacionados  Comtec ayuda al grupo Admira Visión a conseguir la acreditación de Excelencia Europea

Otra cuestión fundamental para la que no existe aún una respuesta definitiva es la transmisión del virus. Sigue sin saberse qué carga viral es necesaria para una infección. Pero sí que se producen contagios más fácilmente en sitios cerrados con mucha gente, con personas en contacto cercano y durante largo tiempo. No se puede descartar la transmisión de aerosoles, es decir, gotitas muy pequeñas que permanecen suspendidas en el aire durante mucho tiempo y pueden contener el virus.

La cercanía física, los espacios cerrados y la mala ventilación son factores que fomentan la propagación del coronavirus. Se siente cómodo en todo espacio cerrado donde no entre aire fresco.

Resulta casi imposible contagiarse a larga distancia a través de gotas de saliva o mucosidad. Los científicos empezaron a sospechar de los aerosoles que son partículas diminutas a las que el virus se puede adherir propagándose así la infección.

Los científicos tienen ahora la certeza de que esta fue la principal vía de contagio: los aerosoles. Estos se producen cuando un líquido se convierte en finas partículas, como ocurre en las cuerdas vocales cuando hablamos o cantamos. Las gotas más grandes caen al suelo. Los aerosoles son más ligeros y en espacios cerrados pueden flotar en el aire durante horas, extendiéndose por todos los rincones. Por eso es tan importante la ventilación constante.

Tendríamos que ventilar las habitaciones cada veinte minutos. Un ventilador también puede expulsar el aire viciado. Al aire libre, los aerosoles son inocuos. Las diminutas partículas se diluyen tan rápido en el aire fresco que dejan de ser peligrosas pues la cantidad viral se reduce. A ello se añaden los rayos ultravioletas, que tienen un fuerte efecto germicida que se extiende a bacterias, virus, esporas, hongos, mohos y ácaros, destruyendo el ADN y el ARN de los microbios impidiendo su crecimiento y multiplicación..