Enfermedades y su tratamiento

Tipos de enfermedades y patologías más comunes y su tratamiento✅ .

TDAH – Trastorno de falta de atención e hiperactividad en niños

Si le preocupa que un niño pueda tener TDAH, el primer paso es hablar con un profesional de atención médica para averiguar si los síntomas corresponden al diagnóstico. Éste puede ser realizado tanto por un profesional de salud mental, como psicólogo o psiquiatra, o un pediatra, el cual preguntará a los padres, maestros y otros adultos que se encuentren a cargo del niño, sobre la conducta que éste tiene en diferentes contextos de su vida cotidiana, como el hogar, el colegio o al interactuar con sus compañeros.

Para saber si un niño tiene trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un proceso de varios pasos.

No existe una única prueba para su diagnóstico, ya que hay muchos otros problemas, como la ansiedad, la depresión y ciertos tipos de trastornos del aprendizaje, que pueden presentar síntomas similares.

Las personas con TDAH muestran un patrón persistente de falta de atención o hiperactividad/impulsividad que interfiere con el funcionamiento o el desarrollo.

FALTA DE ATENCIÓN

Para diagnosticar la falta de atención, es necesario que el niño presente seis o más síntomas de falta de atención (hasta los 16 años), o si es un adolescente o adulto, cinco o más síntomas.  Éstos han tenido que estar presentes durante al menos 6 meses y son inapropiados para el nivel de desarrollo de la persona:

  • Habitualmente no consigue prestar la adecuada atención a detalles o comete errores por descuido en las actividades escolares, en el trabajo o en otras actividades.
  • Habitualmente tiene problemas para mantener la atención en tareas o actividades recreativas.
  • A menudo parece que no escucha cuando se le habla directamente.
  • A menudo no cumple las instrucciones y no logra completar las actividades o las responsabilidades.
  • Habitualmente tiene problemas para organizar tareas y actividades.
  • A menudo evita, le disgustan o se niega a hacer tareas que requieren realizar un esfuerzo mental durante un periodo prolongado.
  • A menudo pierde cosas necesarias para las tareas y actividades (p. ej., materiales escolares, lápices, libros, herramientas, billeteras, llaves, papeles, anteojos, teléfonos celulares).
  • A menudo se distrae con facilidad.
  • A menudo se olvida de las cosas durante las actividades diarias.

HIPERACTIVIDAD E IMPULSIVIDAD

Artículos relacionados  Nuevos retos para el tratamiento de la epilepsia

Para diagnosticar la hiperactividad e impulsividad, el número de síntomas es el mismo que para la falta de atención:

  • A menudo se mueve nerviosamente o da golpecitos con las manos o los pies, o se retuerce en el asiento.
  • A menudo deja su asiento en situaciones en las que debe estar sentado.
  • Habitualmente corre o trepa en momentos en los que no debe (en adolescentes o adultos puede ser sólo una sensación de inquietud).
  • A menudo no puede jugar o participar en actividades recreativas de manera tranquila y ordenada. Le cuesta esperar su turno.
  • A menudo habla de manera excesiva, y responde antes de terminar la pregunta e interrumpe a los demás.

Según la sintomatología, pueden diagnosticarse tres tipos de TDAH:

Combinada: Si hay síntomas de ambos criterios durante los últimos seis meses.

Predomina la falta de atención: Si se presentaron suficientes síntomas de falta de atención, pero no de hiperactividad/impulsividad, durante los últimos seis meses.

Predomina la hiperactividad/impulsividad: Si se presentaron suficientes síntomas de hiperactividad/impulsividad, pero no de falta de atención, durante los últimos seis meses.

Existen claros indicios de que estos síntomas interfieren con en la vida social, escolar y laboral, y que pueden llegar a reducir la calidad de vida.

Dado que los síntomas pueden cambiar con el paso del tiempo, la presentación también puede cambiar con el tiempo.

Tenga en cuenta que solamente las personas capacitadas del servicio de atención médica pueden diagnosticar o tratar el TDAH.