Enfermedades y su tratamiento

Tipos de enfermedades y patologías más comunes y su tratamiento✅ .

Virus del papiloma humano (VPH)

El VPH genital es un virus común que se transmite de persona a persona por el contacto directo con la piel durante la actividad sexual. La mayoría de las personas sexualmente activas contraerá el VPH en algún momento de su vida, aunque la mayoría de ellas ni siquiera lo sabrá.

A diferencia de muchos otros cánceres, el cáncer de cuello de útero no es hereditario. En la mayoría de los cánceres de cuello uterino y de sus lesiones precursoras se detecta la presencia del VPH, aunque no todas las infecciones por VPH producirán un cáncer.

El cuello del útero (o cérvix) es el extremo inferior del útero que asoma por el fondo de la vagina. Su porción más distal se corresponde con la unión de dos tejidos que experimentan diversos cambios durante la vida de la mujer (pubertad, parto, o menopausia) y es en ella en la que se originan la mayoría de los cánceres de este órgano.

El cáncer de cuello de útero es un tumor originado a partir de una transformación maligna de sus células. A nivel mundial es el segundo cáncer más común en mujeres de 15  a 44 años.

La infección por el VPH es más frecuente al final de la adolescencia y a comienzos de los veinte años.

Existen unos cuarenta tipos de VPH que pueden infectar las zonas genitales de los hombres y las mujeres.

La mayoría de los tipos de VPH no causan síntomas y desaparecen por sí mismos.

Puede causar la mayoría de los cánceres de cuello uterino, así como algunos de los cánceres de ano, vulva (área alrededor de la abertura de la vagina), vagina y orofaringe (parte posterior de la garganta, incluidas la base de la lengua y las amígdalas). Otros tipos de VPH pueden causar verrugas en el área genital del hombre y de la mujer llamadas verrugas genitales. Estas verrugas no son mortales, pero sí pueden causar estrés emocional y su tratamiento puede ser muy incómodo.

Tanto el hombre como la mujer pueden ser portadores asintomáticos del virus durante un largo periodo de tiempo.

Artículos relacionados  Curso PHS (Preeclampsia, eclampsia, Hemorragia postparto y Sepsis obstétrica)

La edad precoz en el inicio de las relaciones sexuales, el elevado número de parejas y las relaciones con individuos de riesgo (con múltiples parejas o que ejerzan la prostitución), el tabaquismo y la no circuncisión en el varón son factores que facilitan la infección.

¿Vacunarse contra el VPH?

Los CDC recomiendan que las niñas de 11 a 12 años de edad reciban dos dosis de la vacuna contra el VPH para proteger contra los cánceres causados por este virus. También se recomienda para niñas y mujeres entre 13 y 26 años que todavía no hayan recibido la vacuna o completado todas las dosis.

Es importante saber que la vacuna no protege contra TODOS los tipos de cáncer de cuello uterino.

Tampoco previene otras infecciones de transmisión sexual (ITS). De manera que sigue siendo importante que las personas sexualmente activas disminuyan su riesgo de contraer otras ETS tomando las medidas y precauciones necesarias.

Pruebas de detección del cáncer de cuello uterino

Las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino periódicas y su seguimiento pueden prevenir la mayoría de los casos de este tipo de cáncer. La prueba de Papanicolaou permite encontrar cambios en las células del cuello uterino antes de que se conviertan en cáncer. Las pruebas de Papanicolaou también pueden detectar la mayoría, pero no todos, los cánceres de cuello uterino en las etapas iniciales cuando se pueden tratar.

Existen pruebas del VPH que permiten saber si se tiene este virus en su cuello uterino. Pero las pruebas del VPH disponibles en el mercado solo deben usarse para ayudar en la detección en mujeres de cierta edad y para ayudar a los médicos a evaluar a mujeres con cierto tipo de resultados de su Papanicolaou relacionados con el cáncer de cuello uterino. El médico puede utilizar estas pruebas junto con la de Papanicolaou para determinar los procedimientos a seguir en la detección del cáncer de cuello uterino.

Prevención del VPH

La combinación del correcto control ginecológico periódico y la vacunación, maximiza la eficacia de la de prevención precoz para combatir el cáncer de cuello de útero.

Artículos relacionados  Verrugas genitales, ¿qué son?

Puede transmitirse fácilmente mediante contacto genital. No es necesario que se de una relación sexual completa para contagiarse, ya que tanto los virus del papiloma humano no dañinos como los ligados al cáncer, se transmiten por contacto de piel a piel.

Pero el VPH puede afectar las áreas que no están cubiertas por el condón, por lo que pueden no ofrecer una protección completa contra ese virus. Por esta razón el uso rutinario de preservativo reduce, pero no impide totalmente, el riesgo de transmisión por VPH. Es importante recordar que en la mayoría de casos la presencia del VPH se tratará de una contaminación transitoria que solucionarán las propias defensas.

Una persona puede reducir la probabilidad de contraer el VPH si permanece en una relación con una sola pareja, limita el número de parejas sexuales o escoge una pareja que no ha tenido parejas sexuales o ha tenido muy pocas. 

Para las personas sexualmente activas, los condones pueden reducir la posibilidad de contraer el VPH, si se utilizan en todas las relaciones sexuales, desde el comienzo hasta el final. Los condones también pueden disminuir el riesgo de contraer otras enfermedades relacionadas con el VPH, como las verrugas genitales y el cáncer de cuello uterino.

Conceptos básicos

  • El VPH es un virus del área genital que se transmite por vía sexual.
  • Es muy frecuente.
  • Los hombres y mujeres que están infectados pasan el virus a sus parejas sexuales.
  • Los adolescentes se pueden infectar cuando empiezan a ser sexualmente activos.
  • La mayoría de infecciones por VPH son asintomáticas hasta al cabo de 6 ó 24 meses.
  • No existe tratamiento para la infección por el VPH.
  • En las mujeres, si el virus persiste, puede causar una citología anormal.
  • Otros factores, como el tabaco, pueden aumentar el riesgo de persistencia del virus.
  • Prácticamente todos los cánceres de cuello de útero son debidos a una persistencia de la infección por el VPH.
  • La vacunación contra el VPH puede prevenir un elevado porcentaje de cánceres de cuello uterino.