Depresión: incidencia y síntomas en adolescentes

La depresión es uno de los trastornos psiquiátricos más frecuentes en niños y sobre todo en adolescentes

 

Se presenta en aproximadamente el cinco por ciento de niños en edad. Por debajo de cinco años y en adolescentes todavía es más frecuente, alcanzando hasta un diez o doce por ciento.

En este tramo de edad, es más frecuente, más habitual encontrarlo en el sexo femenino, por debajo de la adolescencia es igual en niños que en niñas.

Los síntomas que con mayor frecuencia presentan los niños y los adolescentes con depresión son, por una parte humor triste, lloran con mayor frecuencia, se preocupan en exceso por asuntos que antes no se preocupaban tanto y es muy típico principalmente en mayores de doce años que aparezca irritabilidad. Son niños que se enfadan con mayor frecuencia, discuten más las normas, llevan todos los conflictos al plano personal y están muy irascibles y hasta a veces, en ocasiones, un poco suspicaces.

Además de la tristeza o la irritabilidad, los niños presentan anhedonia, que es una menor capacidad de disfrute. Y con frecuencia comentan que se aburren, que no disfrutan como disfrutaban antes de sus actividades de ocio. Con mucha frecuencia es muy habitual que disminuya el rendimiento escolar o  académico, y todos estos síntomas tienen un gran impacto vital en la vida del paciente, ya que comienzan a suspender. Muchas veces también se aíslan de sus amigos porque les apetece menos salir con ellos, etc.

Así mismo los niños y adolescentes con síntomas depresivos, a menudo duermen mal, tienen insomnio de conciliación, les cuesta coger el sueño y comen peor; o al contrario, hay casos que al revés, tienen lo que llamamos hiperfagia ansiosa: comen más o se pasan por ejemplo, toda la mañana del sábado o del domingo durmiendo y duermen doce o catorce horas (hipersomnia).

Además del tratamiento farmacológico, es conveniente hacer psicoeducación, es decir, explicar tanto a los padres, como al paciente (el niño), qué es lo que le ocurre. Que esto que le está sucediendo no es ni por culpa del adolescente, ni tampoco porque los padres hayan hecho nada de forma errónea, ni por los profesores.

Es importante resaltar que es un trastorno cerebral, de origen biológico y que por tanto deben recibir un tratamiento.

En algunos casos se puede realizar una psicoterapia reglada, de tipo cognitivo conductual, con el objetivo de reestructurar ideas erróneas. Ésto lo tiene que hacer un psicólogo con experiencia y formación.

Por último es importante resaltar, que la depresión es la primera causa de suicidio y el suicidio es la tercera causa de muerte, por detrás de los accidentes y del cáncer.

Fuente: Doctora Azucena Díez, Especialista del Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica de la Clínica Universidad de Navarra

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Type to Search

See all results

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies